Tenía muchísimo rato sin escribir para mi blog. ¿Por qué habrá sido? Sencillo, ustedes lo deberían saber, me harté de tantos tipos de piel blandita, insensatos y ridículos que decían leer mis textos y de pronto quedaban sumamente ofendidos. Cuando ustedes debieran recordar que hice esta página porque empezaba a ver un avance en el ajedrez local y yo quería apoyar, promover el ajedrez. Porque la verdad es que siempre he sentido que les hago un favor, al mantenerlos más o menos al tanto del ajedrez local, y tantas criticas ofensivas, ¡es una infamia! Y más ahora, pues empiezan a agredir fuertemente a mi gran colaborador, Pancho Karpov.

Como dijo Edgar Córdova, Pancho es un hombre verdaderamente sabio y para ser sabio: hay que vivir lo que él ha leído y vivido. Siempre ha creado críticas constructivas, nunca ha querido ofender a alguien, y es un verdadero amante del ajedrez. No me digan que un tipo de veintitantos años que nadie lo conoce en el estado, también es un amante del ajedrez. ¡Por piedad!

Ahora bien, antes de querer agredirlo a él y su familia, deberían leer bien sus comentarios, y comprobar verdaderamente que hay una ofensa, si hicieran esto, no harían ningún comentario absurdo, estólido, ni ridículo. En serio, no le crean a cualquier lector que les diga que usted está siendo ofendido en este blog, sólo tratamos de criticar constructivamente, y solemos disculparnos con alguien que se sienta sumamente ofendido cuando tenga un poco de razón.

Siendo sincero, me molesta muchísimo la gente que se cree mucho, no es nadie y cree poder decir lo que quiera (yo me creo mucho, pero sí soy alguien, soy uno de los jugadores más brillantes que ha tenido este maldito estado ja, ja, ja). Por eso, ya no nos llamen mediocres ni nada de eso, por favor, que los que nos dicen eso o han dicho eso, son mucho más mediocres. ¿Qué acaso no tienen que trabajar, que ir a estudiar, que estar con la familia o la pareja? Cómo es posible que alguien se pueda meter tan de lleno en esto como para lanzar blasfemias, barbaridades, incoherencias y agredir personalmente a personas… ¡Por el amor de Dios!

En fin, les agradezco mucho que se hayan tomado su tiempo para leer esto, y para aquellos que les cayó el saco, espero que ya se tranquilicen. Y si nos siguen atacando… la verdad es que nos importa un bledo, al final de cuentas, sólo son unos pocos quienes adoptan esa actitud irracional, pues la mayoría de los ajedrecistas nos apoyan y eso es lo importante.

Yo por mi parte, trataré de escribir un poco más para mi blog, y lamento mucho haber dejado de escribir, pero les repito, me harté de tantos problemas y ni tenía caso tenerlos, porque yo sí tengo cosas que hacer, tengo que estudiar, trabajar y pasar tiempo con mi familia y mi novia.

Jesús Carlos

Anuncios