¡¡¡Amigos todos!!!

 

Un gran saludo y parabienes. El pasado domingo 24 de julio, se celebró, el que al parecer, será el último torneo, de nuestros buenos amigos del Fideicomiso Ciudad de Monterrey; no puedo decir el nombre de nuestros benefactores, pues es un grupo de mecenas que hacen el bien sin dar la cara; pues no esperan el reconocimiento, sino sólo el placer de apoyar al ajedrez de nuestros amores, pero puedo mencionar al Ingeniero Héctor Lazcano y al señor Ursulo Villarreal; porque normalmente ellos son los portavoces de este grupo singular. ¡Además no tengo el gusto de conocerlos a todos! o tal vez si, pero no lo sé, ¡gracias a todos ellos!.

 

El torneo, excelente en lo personal, mucha participación; aunque faltaron muchos buenos jugadores, pero tal vez esto fue bueno; pues el local muy bien, pero el espacio no daba para más.

 

6 grupos (1ª, 1b, 2ª, 2b, 3ª y 3b), equipos de 3 titulares y hasta 2 suplentes, que no se dio en la mayoría de los casos, de 3 a 4 rondas según la categoría. Mea culpa, por no anotar los nombres de los ganadores, pero trataré de recordar cómo estaban integrados:

 

1ª Equipo Los García: Maestro Justo Triana y los muy chavos Juan y Enrique García;

1b Equipo Chess Academy: Maestros Fabián Gutierrez y Víctor Aguilar, E.N. Fer Meza y el famoso Toño González (el Prepo);

2ª Equipo Real Celeste (¡Aplanadora!): Ingeniero Miguel Carrola, Doctor Moisés García, “el maestro” Lorenzo Marques y el Químico y A.I. ¡Eduardo Sauceda!, ¿que no son de primera? Se me hace estos podían haber ganado contra cualquiera;

2b Equipo ¡Club Alameda!: Rodolfo (Tercerilla) Elizondo, Enrique García y un servidor Francisco (P. Karpov) Sauceda;

3ª Equipo La petaca (Linares): Jonathan González y la maestra Luz María Leal, Marcos Jaramillo; y

3b Equipo Pilones (Montemorelos): José Guadalupe (Lupito) Rodríguez, Luis Chairez y Eduardo Miranda.

 

Estos sólo son los ganadores, en realidad había muchos fuertes jugadores, en todas las categorías; como: Azael Ayala, Diana Rodríguez, Julio Castro, Adriana Salinas y los chavitos de Víctor (no me sé sus nombres, otra disculpa); ¡que por cierto juegan muy padre!

 

Hubo al final, una diferencia de criterios para la premiación en primera fuerza, no voy a hondar en ella; pues sería anteponer mis  ideas a otras, la verdad el costo de este error fue mínimo, sea magnánimos y aprendan a perdonar; era un torneo entre amigos, gratis y con premios, ¡que más se puede pedir!.

 

¡Paz y bien!

 

P. Karpov

 

P.d. Este año nos quedamos sin Linares, poco a poco, estamos acabando con los torneos tradicionales; pues los promotores se cansan de no ser apoyados por nosotros  jugadores y las administraciones que no aportan, pero como estorban a los que quieren este noble juego. Dios nos colme de bendiciones

Anuncios